Consagración 2017: el regreso de la Lucha Libre a una arena legendaria

miércoles, 24 de enero de 2018, 20:13

Por Cazuela de la Obra

Durante la primera década de este siglo, el Teatro Novedades fue testigo de un acontecimiento histórico: el renacer de la Lucha Libre en Chile. Después de un largo letargo de casi treinta años, el público volvía a ser testigo de un arte y un deporte que se creía extinto en el país. Una nueva generación de luchadores se abría paso para mostrar la evolución de la disciplina y buscar encantar a una nueva audiencia. No obstante, con el paso del tiempo, debido a una serie de circunstancias imprevistas, la renacida Lucha Libre debió emigrar hacia otras arenas, y durante cinco años, el Teatro Novedades no volvió a ver otra presentación sobre los encordados.

Lo que esta mítica arena no sospechaba, es que el 18 de noviembre del 2017, volvería a albergar una vez más dentro de sus instalaciones al hijo pródigo del deporte chileno. LEGIÓN, la empresa que a principios de ese año había dado un gran salto al regresar al Gimnasio Municipal de San Miguel y tener en su evento estelar a Zack Sabre, Jr., volvía a hacer historia al llevar a cabo un nuevo evento de Lucha Libre. Se trataba además de una ocasión especial: se llevaría a cabo el evento Consagración 2017, show que marcaba el cuarto aniversario de la promoción. El inesperado anuncio dio origen a uno que dejó a los fans completamente perplejos: después de siete años sin hablarse, Atemista y Montoya, los dos mejores técnicos a nivel nacional, iban a enfrentarse en el cuadrilátero.

Siete fueron los combates de la jornada que cerró la temporada 2017, y dejó la vara alta para el 2018. En una triple amenaza de novatos, el demente Jerome derrotó a Shaguito, Jr. y Tyson. En una lucha de relevos al estilo mexicano, poco usual en Chile, Don Segundo Santa María y los novatos Alex Prince y Jin Kyle vencieron a Demian el Mago, Matías Campbell y Woodan. La dupla de Perfecto Bundy y Kristy logró vencer, con varias dificultades, al macizo Víctor Motta y a la astuta Marion. Los Campeones en Pareja de LEGIÓN, Iron Cobra y Sirc, se impusieron frente a otros tres equipos para retener los títulos; las duplas de Axel Bravo y Sebastián Marchant, Héctor Chávez y Lenko Sins y Delacroix y Mr. Keyton dieron una dura pelea, pero sucumbieron al final. Posteriormente, en una triple amenaza de veteranos, Perro Ramces se impuso ante Harry Marduk y Jay Jay Jocker. Casi al final del evento, John Sinner logró retener el Campeonato Máximo de LEGIÓN frente a dos luchadores novatos, Alex Prince y Jin Kyle, y luego contra el monstruoso Ariki Toa.

Había llegado el momento que todos esperaban: la lucha de maestros. Quien desee saber cómo era el ambiente en ese entonces debe observarlo por sí mismo, porque es imposible describirlo con palabras: desde principio a fin, la audiencia estuvo en el borde de su asiento, completamente silenciosa; solo estallaba en vítores y aplausos luego de que Atemista o Montoya terminaban una ofensiva. Ninguno de los dos parecía ceder; mas cuando se acercaba el final del ansiado combate, un hecho dejó a toda la audiencia helada: un enmascarado misterioso se subió al ring, y atacó a ambos participantes, dejando la lucha sin ganador. Luego de tumbar a ambos competidores, el infame atacante reveló su identidad: era Owen, antiguo discípulo de ambos luchadores, que venía en busca de revancha contra los dos. La lucha se había entonces pactado: 3 de marzo del 2018, triple amenaza: Atemista v/s Owen v/s Montoya. Cuando se creía que el desenlace había sido escrito, ¡una nueva historia comenzaba a contarse!

(Fotos cortesía de El Programa que Vale)